martes, 20 de octubre de 2015

La verdad sobre la destitución de Paco Herrera

Tras la derrota del pasado domingo en Getafe la UD Las Palmas anuncia la destitución de Paco Herrera, pero ¿tiene él la culpa?. En este artículo analizaremos la situación con calma y teniendo en cuenta todos los detalles.

La responsabilidad de Paco Herrera.

El entrenador tiene una parte de responsabilidad de la última goleada sufrida. Preparar durante 2 semanas un partido tan importante con tan lamentable resultado da bastante que pensar.  Conociendo como estudia los partidos y que no es un hombre obstinado por un sistema sino todo lo contrario, si ve que no funciona no duda en cambiarlo incluso sobre la marcha pues lee muy bien los partidos, y además es capaz de admitir en público cuando se equivoca, hay sin duda mucho mas, pero no hablemos sobre el partido, eso ya lo hicimos en la crónica. ¿Hubo algo mas entonces el domingo?.
Paco Herrera  gran entrenador y un caballero
Paco Herrera el mejor entrenador que ha tenido UD Las Palmas en años y todo un caballero con clase y estilo hasta el final
 

La responsabilidad de los jugadores.

Seamos claros y digamos lo que muchos están pensando ¿Le hicieron la cama los jugadores al entrenador?, pues la actitud del domingo sobre el césped fue bastante sospechosa, y no sería además la primera vez que ocurre. Por supuesto es imposible de demostrar, y ya ha dado muestras de sobra Herrera que no despotricará de sus jugadores porque es un caballero y porque quiere lo mejor para esta afición. Lo que sí podemos afirmar es que hay jugadores que criticaban al entrenador y un presidente que tiene demasiado en cuenta la opinión de estas "vacas sagradas" endiosadas.

Jugadores que no se cuidan adecuadamente.

La baja forma de algunos jugadores, casualmente los que acaban de renovar, incita a pensar en la relajación una vez garantizados los garbanzos. ¿Le faltó mano dura a Herrera para castigar esos excesos de peso o era suficiente con sentarlos en la grada?. La eterna cantinela de la pasión por la vida nocturna no es una novedad, pero es que esta isla no es tan grande como para que no sean reconocidos en discotecas, bares de copas y hoteles con buena compañía. Los hay hasta que acuden al entrenamiento sin haber dormido y en un estado no demasiado optimo para entrenar ¿se puede ser más torpe?.

La destitución ya estaba organizada.

Han dicho que la apuesta por de la destitución fue de la parcela deportiva del club, que primero se lo comunicó a Paco Herrera y luego se lo aconsejó al presidente. Y puede que algo de eso sea cierto, pero no es toda la verdad ni muchísimo menos. De lo contrario a ver como explican que Quique Setién ya estuviese en el Coliseum el domingo y además viajase toda la plana mayor: presidente, vicepresidente, secretario técnico, etc. La destitución ya estaba organizada solo faltaba un mal resultado que lo precipitase.

Dirección deportiva de UD Las Palmas
Dirección deportiva de UD Las Palmas: Helguera, Toni Cruz y Tonono

Sin plan solo hay improvisación, parches y remiendos.

Subiendo por el escalafón, la responsabilidad del pésimo arranque liguero gana en importancia. Después del ascenso todo se planificó mal: no contar con un secretario técnico con amplio conocimiento del mercado, fichajes insuficientes y tardíos que en lugar de mejorar lo que había condenan al ostracismo a valores emergentes de la cantera, no reforzar posiciones claves como el mediocentro, pretemporada diseñada a la carrera contra rivales de poca entidad. Ni siquiera algo tan simple pero tan importante al mismo tiempo como es el césped del Estadio y de Barranco Seco se ha preparado con acierto.
La dirección deportiva lo que no le perdonan a Paco Herrera el recadito que les dejó en  la rueda de prensa post partido, poniendo el dedo  en la llaga cuando dijo "Sin nadie que organice es difícil jugar en 1ªDivisión". Eso unido a la lesión de Javi Castellano condenó al centro del campo amarillo a ser un lugar donde apenas hay pases en profundidad y hace tiempo que no se recuperan balones parando los ataques contrarios.

Tiempos modernos, viejos métodos.

Echar al entrenador que te ha devuelto a Primera División después de trece años de ausencia, en la octava jornada, nos recuerda al cese de Pacuco Rosales en la sexta jornada después de subir al equipo a Segunda tras cuatro años de penurias en el pozo de Segunda B. Aquellas prisas de un recién ascendido por estar mucho más arriba acabaron con un rosario de inquilinos en el banquillo y sin ninguna mejora con los cambios. Parece precipitado y cuanto menos injusto, pero el fútbol moderno carece de memoria y nunca se cortan las cabezas de los verdaderos culpables, entre otras cosas, porque son ellos mismos los que blanden la espada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario